Proyecto en ejecución.

La actuación de reordenación y pavimentación que se propone en los viales de la zona oeste del  Sardinero abarca una gran manzana de geometría trapecial que se ensancha hacia la esquina suroeste, con un esquema viario reticular, delimitado por las calles Luis Martínez al norte, Avda Pérez Galdós al sur, Duque Santo Mauro al este y Calatayud al oeste.

Los espacios públicos incluidos en el ámbito de actuación son los señalados en la imagen, tramados en amarillo, que comprenden las siguientes calles:

  • Luis Martínez (tramo oeste, hasta confluencia con Duque Santo Mauro)
  • Ramón y Cajal (tramo oeste, hasta confluencia con Duque Santo Mauro)
  • Teniente Fuentes Pila
  • Rocío
  • Calatayud
  • Travesía Pérez Galdós
Secciones tipo

Se trata de vías de marcado carácter residencial, en las que la calzada es de una sola dirección, con aparcamientos en cordón en uno o dos laterales y aceras en ambos lados que, en muchos casos cuentan con arbolado de un porte considerable. La excepción a este esquema es la travesía de Pérez Galdós, que carece de aceras y presenta un plano asfaltado entre los muros que delimitan las fincas colindantes.

La configuración de la ladera sobre la que se actúa define el perfil longitudinal de estas vías, de manera que las calles de eje este-oeste son casi horizontales, tal es el caso de Luis Martínez, Ramón y Cajal y Teniente Fuentes Pila, además de la travesía Pérez Galdós, en tanto que las calles Calatayud y Rocío presentan una fuerte pendiente ascendente de norte a sur, especialmente en la mitad norte.

La propuesta de actuación consiste en una nueva pavimentación del espacio público, reconfigurando la sección tipo de cada calle bajo criterios de accesibilidad, de manera que el tránsito peatonal se desarrolle sobre aceras de anchura y pendiente coherentes con la normativa vigente en esta materia, siempre que las condiciones geométricas lo permitan. Igualmente se plantea una reordenación del espacio destinado a estacionamiento, conforme a las dimensiones normativas de plaza de aparcamiento.

Así mismo, las infraestructuras de servicios de saneamiento, abastecimiento y alumbrado se acondicionarán y, en su caso renovarán, en función de su capacidad y estado de conservación actuales: acometidas a viviendas, tuberías, pozos de registro, piezas especiales, hidrantes de incendios, etc. En el caso del alumbrado se plantea la sustitución de los báculos actuales, que cuentan con luminarias tipo LED que no ese necesario renovar.

Por su parte, las posibles afecciones derivadas de las obras de urbanización en las canalizaciones de telecomunicaciones, suministro eléctrico y gas, se repondrán atendiendo a las indicaciones de las compañías suministradoras de estos servicios.

El esquema de calle incluye en casi todas ellas una banda longitudinal ajardinada junto al bordillo de calzada, en la que se alojan gran cantidad de árboles, para los que se plantea analizar su estado, añadiendo nuevas unidades allí donde sea necesario.

Por último, se buscarán pequeñas zonas estanciales o espacios de encuentro en un barrio cuya sección de calle, delimitada en casi todos los casos por muros de cierre de finca, adolece de este tipo de áreas. Para ello se plantea incorporar mobiliario urbano, con nuevos bancos, asientos, papeleras, fuentes, etc.