El objeto de esta actuación es la renovación urbana de las calles Beato de Liébana, La Folía y Las Marzas, lo que abarca no sólo la mejora de la pavimentación existente, sino el mobiliario urbano y las canalizaciones que dan servicio a los edificios del entorno.

Calle Beato de Liébana antes de la actuación.

El planteamiento de renovación urbana pasa por la optimización del espacio público existente entre las fachadas de los edificios, muy condicionado por el desnivel topográfico de la ladera sur sobre la que se encuentran las calles y la configuración muy próxima entre edificios; ambos aspectos están detrás de la consideración de viales de tráfico compartido que caracterizan esta actuación.