Piélagos, Cantabria.

El objeto de esta actuación es la regeneración de la ladera del Alto de Cuco en la doble vertiente ambiental y paisajística, a raíz de la anulación del Plan Parcial cuyo desarrollo y ejecución llevó a la urbanización de viales y construcción de bloques de vivienda interrumpida tras la sentencia del Tribunal Supremo de febrero de 2012, que anulaba el citado planeamiento de desarrollo.

En una primera fase, desarrollada entre agosto de 2016 y febrero de 2017, se llevó a cabo la demolición de la totalidad de las edificaciones y una parte de los muros de sostenimiento asociados a las mismas.

En 2018 se ha iniciado la segunda fase, que completa la regeneración topográfica de la ladera, ya ejecutada a día de hoy; la red de drenaje, casi concluida; y finalmente la regeneración edafológica del sustrato que permite llevar a cabo la revegetación de la ladera, incorporando una hidrosiembra y posteriormente plantando una combinación de especies de carácter extensivo con las mejores condiciones posibles de crecimiento frente a la proliferación de las especies invasoras.

El planteamiento pasa por aumentar la aportación de tierra vegetal, haciendo más extensivo el reparto de ésta para dar cobertura casi a la totalidad del ámbito, con espesores variables; por su parte, la enmienda con turba negra y aplicación de arcilla expandida, unidades que constituyen un incremento sustancial de la calidad del sustrato, se restringen a las zonas de vaguada, en las que se concentra la plantación de arbolado.

Vuelos 2017 y 2019

Finalmente, la manta de coco que se incorporó al proyecto a la vista de los informes sectoriales, se limita a las áreas de mayor pendiente, conforme a la topografía de resultado. Se suprimen las crestas rocosas, pero se añaden las cabeceras de vaguada en las que se iniciarán pequeños regueros de escorrentía que podría lavar el terreno. De un modo semejante a lo que se plantea para las otras unidades de ese capítulo, se optimiza la cuantía de manta de coco allí donde se requiere un mayor control de erosión y una mayor capacidad de retención de humedad.

Vuelos 2017 y 2019